Seis

•febrero 10, 2014 • Dejar un comentario

Hoy son seis años desde aquela noche. Hace más de seis años no nos vemos y tanto ha cambiado desde entonces. Hay tanto que contar. He necesitado tantas veces tener con quien hablar. Tenerlo aquí para contarle, preguntarle, pedirle consejo… y ya no puedo. Todavía me mata no haber hecho más… A veces trato de convencerme de que no hubiera hecho mucha diferencia, pero quizás sí. No tengo ni idea de cómo sería mi vida ahora, pero probablemente  tendría a quien contarle mis frustraciones, sueños y estupideces. Extraño tanto no tener su consejo, sus regaños, su apoyo, su compañía. Tener con quién discutir los libros y quién me recomiende otros…hay tantos nuevos que quiero comentar. Extraño no tener a quién visitar simplemente por el hecho de hacerlo, tener con quién conversar sin prisa ni cuidados, sin tener que cuidar cada cosa que digo para evitar ofender… Recientemente aprendí que las palabras no resucitan, entierran, pero igual no podía dejar de dedicar unas cuantas.
Nos vemos,
HE

P.D.: Ya le cambié el hulecito al lápiz para que no le frustre =P

No puedo…

•febrero 10, 2013 • 2 comentarios

Ya no sé dónde encontrarte, así que escribiré aquí con la esperanza de que estar líneas lleguen a su destino…

No puedo creer que hayan pasado ya cinco años… se sienten como una eternidad y a la vez como un respiro… Es en realidad difícil de explicar (esto sí lo es)… Por un lado parece que sólo ayer estábamos en aquella habitación de hospital, en plena lucha; por el otro, han pasado tantas cosas desde ese día, hace cinco años ya, que parecieran suficientes para llenar una vida entera (no una muy ocupada, pero igual…).

Hace ya más de cinco años que no nos vemos y aún recuerdo tantas cosas que pasamos juntos. Tantas otras que planeamos y nunca ocurrieron. A pesar de todo, creo que lo que más echo de menos es la compañía y la confianza. He tratado de seguir adelante, sé que debo hacerlo, aún hay quienes dirán que lo he logrado, o que al menos voy por buen camino, pero es tan difícil. No son más que apariencias.

De verdad lo he intentado, he buscado formas de reemplazar lo irreemplazable, de tratar de llenar este vacío inmenso. Eso sí, nunca por simple soledad, siempre he tratado de ser honesto en eso, incluso he sentido que estoy cerca de lograrlo, que por fin hay una posibilidad real, y justo en ese momento todo se comienza a ir al carajo. Probablemente ya no sé cómo hacerlo, o quizá ya no tengo la energía… Siempre parece haber otros intereses… otros mejores… parece que hoy ya nadie tiene tiempo ni interés. Hay otras prioridades, y tiene sentido porque, aunque sostengo firmemente las mías, siempre he sabido que están jodidas. Aún así me rehuso a cambiarlas porque implicaría negar la esencia misma de mi ser (lo cual no es gran cosa, pero pienso mantener lo que me queda de integridad), pero desvarío (creí que era con i)…

No puedo creer que hayan pasado cinco años y sigo tan solo como entonces… Ya no sé ni qué pensar… de hecho últimamente he tratado de no hacerlo, de simplemente hacer lo que se supone que haga sin protestar, sin fallar, sin dejar de avanzar [nadie parece interesado en el viaje] para ver si de tanto hacerlo me convierto en eso que finjo ser, pero por ahora no ha dado resultado, no soy lo que se supone que sea, no disfruto lo que se supone que disfrute, no hago lo que se supone que haga y aún así sigo fingiéndolo, tratando de lograrlo cada día.

Detesto que cada vez que parece haber una esperanza, se desvanece de un momento a otro sin dejar rastro. Detesto que tengamos que ponernos límites para vivir, que vivamos bajo una ilusión de reglas autoimpuestas que solamente restringen lo que en realidad somos. Me he debatido a este respecto por varias semanas ya (buen trabajo no pensando) y he llegado a la conclusión de que no puedo dejarlo ir porque implica admitir mi más inmensa soledad… mi mayor fracaso. Sé que no soy perfecto, que estoy lejos de ser ideal, pero de verdad trato de ser mejor, trato de ser lo que se necesita de mí, intento a toda costa de dejar de andar por ahí cual autómata mostrando una sonrisa que no siento pero que quiero sentir. He concluido que, igual que varias veces antes, seguiré aquí esperando que regrese, aunque tenga que esperar por siempre…

Quiero aprovechar la ocasión para pedir perdón por todo lo que no pude hacer, por lo que no me atreví a decir, por todo aquello que ya no es necesario discutir pero que, como penitencia, sigue carcomiendo su camino a mis días y mis noches… Perdón por no ser lo que tuve que ser cuando debí serlo… El arrepentimiento será mi castigo eterno.

Por el momento me debo ir, querido amigo, tal vez volveré aquí antes del final. Aún mantengo la esperanza de volver a encontrarnos en el fin del camino.

Hay quienes dicen que nadie se va antes de tiempo, yo respetuosamente difiero.

-PM

P.D.: Como un breve pensamiento, no voy a mentir, he encontrado otros, son geniales… Quisiera poder hacerles saber de alguna forma cuánto valen para mí…

Dolor

•abril 25, 2012 • 1 comentario

Verdades decepcionantes, avergonzantes, hirientes…  el tipo de verdades que destruyen todo a su paso… no por serlo, sino por ser ocultadas…

Actualización del Messenger 2009

•enero 27, 2011 • Dejar un comentario

Hoy en la mañana cuando encendí mi computadora me llevé una sorpresa bastante desagradable. El messenger que desde hace un tiempo pasa insistiendo con actualizarse se rehusaba a dejarme iniciar sesión con un mensaje de: “Una nueva versión de Windows Live Messenger ha sido descargada y debe instalarla para continuar. ¿Desea instalarla ahora?” seguido por las opciones de ‘sí’ o ‘no’ y dos botones de ‘Aceptar” y ‘Lo nuevo’. Como he oido cosas bastante malas de la nueva versión (y porque detesto que me obliguen a actualizar mis programas y odio el cambio) decidí no actualizarla pero al escoger ‘No’ simplemente me impedía iniciar sesión y se convirtió en un círculo vicioso.

Tras investigar un poco encontré varios foros donde se discutía el tema. En unos decían que es una actualización obligatoria y no puede seguir usando el messenger si no lo actualiza, lo cual me pareció un abuso ridículo. Cuando estaba a punto de perder la esperanza me topé con una página donde el usuario Marckwordt indicó una sencilla solución a mi problema.

En mi caso me funcionó en una PC con Windows XP SP2 y el Windows Live Messenger versión 2009 (Build 14.0.8089.726)



Consiste en una serie de pasos bastante sencillos:

1- Descargue Resource Hacker, descomprímalo y ejecútelo.

2- Haga una copia de C:\Archivos de Programa\Windows Live\Messenger\msnmsgr.exe (por si acaso).

3- Use Resource Hacker para editar msnmsgr.exe

4- En el lado izquierdo vaya a Version Info>1>1033

5- En el lado derecho, en la parte de abajo, reemplace:

VALUE “FileVersion”, “14.0.8089.726”
con
VALUE “FileVersion”, “15.4.3502.922”

y

VALUE “ProductVersion”, “14.0.8089.726”
con
VALUE “ProductVersion”, “15.4.3502.922”

Sustituir los valores aquí seleccionados

6- Oprima “Compile Script”

7- Guarde y salga (por cierto para poder guardar, el Messenger tiene que estar cerrado).

8- Abra el Messenger, inicie sesión y listo. No hay problema.

IMPORTANTE: Asegúrese de NO editar estos valores en la parte superior.

FILEVERSION 14,0,8089,726
PRODUCTVERSION 14,0,8089,726

Esto porque algunas extenciones como el Messenger Plus! no cargan si no detectan la versión correcta.

Recuerde, solamente hay que reemplazar los números separados por PUNTOS y NO los separados por COMAS

Por cierto, esto soluciona el problema tanto para eliminar el molesto anuncio de que hay una versión nueva lista para instalarse como para cuando ya no le permite iniciar sesión si no lo actualiza.

¡Muerte a las actualizaciones forzadas!

.he.

Gracias a Marckwordt por esta genial solución en:

http://www.computing.net/answers/windows-xp/disable-windows-live-messenger-2011-update/191751.html

y a Angus Johnson por Resource Hacker.

http://www.angusj.com/resourcehacker/

 

FTW

Si amaneciera sin ti

•enero 18, 2011 • 2 comentarios

Sé que el tiempo curará,
aunque nada siga igual.
No me quiero resignar, no olvidaré.

Si amaneciera sin ti
yo no sé qué sería de mí.
Hoy la muerte me ha mostrado ya sus cartas
y no entiendo la jugada.
Trato de salir,
no quiero admitir
mi soledad.

-Si amaneciera, Saratoga

Año nuevo, ¿vida nueva?

•diciembre 31, 2010 • 1 comentario

Año nuevo, ¿vida nueva?…. ¿Actitud nueva? ¿Puntos de vista nuevos? Nuevas oportunidades. Nuevos intentos. Ganas renovadas de hacer que este año sea menos apestoso que el que se acabó recientemente.

¿Es de verdad necesario hacer una lista de resoluciones o propósitos o como se quieran llamar para nunca llegar a cumplir este año que tiene ya 40 minutos de vejez? Puede ser… Lo he hecho en años anteriores (usualmente solo en mi cabeza) y algunos se han cumplido, otros han fracasado olímpicamente (en parte por inalcanzables e ilusos, en parte por mi falta de fuerza de voluntad).

Hablando de listas, he llevado una lista en mi cabeza desde hace varios años. Una lista que clasifica, digamos, los años con respecto al anterior y puedo decir que desde que la inicié ningún año ha superado al anterior… No es simple añoranza del pasado, no, es casi que científicamente demostrable, al menos en mi cabeza…

En cada uno de estos años ha pasado algo que arruina por completo mi propuesta de que por fin las cosas mejoren… Y si bien es cierto que también en estos años he ganado bastante, he recuperado bastante y he logrado salvar bastante, también he perdido, he perdido muchísimo, he perdido la mayoría de las cosas más importantes en mi vida. Algunas las he perido por mi culpa, las he arruinado. Tal vez no he sabido cuidarlas apropiadamente, no he sabido darles el valor que merecían. Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde, supongo. Algunas otras las he perdido por circunstancias completamente ajenas a mi voluntad, incluso he luchado por evitar su pérdida, aún así se han ido. Tal vez no supe luchar lo suficiente. La vida tiene una forma muy particular de jodernos.

En vista de todo esto las cosas malas parecen sobreponerse a las buenas… Supongo que debe ser mi naturaleza pesimista que lo ve de esa forma… o puede que realmente sea así…

A pesar de todo sigo teniendo [más bien renovando cada año en estas fechas] la esperanza de que las cosas por fin mejoren algún día y bajo esa luz he decidido que este va a ser mi año. Este va a ser verdaderamente mejor que los ateriores. Este año va a hacer que la década pasada lo vea con envidia [eso no tiene mucho sentido pero bueno…]. Por lo tanto he decidido mientras escucho el reventar de bombetas y pirotecnias varias aplacar lentamente desde la comodidad de mi habitación (luego de dos horas de escándalo) hacer mi nueva lista de cosas que quiero y puedo cambiar para que todo sea mejor este año.

Dije que he decidido hacerla, no que he decidido hacerla pública. Bueno una parte sí es pública porque es referente a mi pobre y abandonado blog, de manera que vamos a vernos más a menudo. El resto de la lista… vamos a ver qué resulta de ella…

Felices cosas, gente.
Gracias por la compañía.

.he.

Todo esto me recuerda una de mis canciones favoritas: Full Circle, de Aerosmith. Se puede oir y ver el video aquí y aquí en vivo en el Osaka Dome en Japón el 1° de enero de 2000 hace exactamente 11 años [qué tan apropiado] con una oración bastante poética al inicio.

Time don’t let it slip away, raise your drinking glass, here’s to yesterday. In time, we’re all gonna trip away, don’t piss Heaven off, we got Hell to pay…

 

Feliz Día del Niño

•septiembre 9, 2010 • Dejar un comentario

El 09 de setiembre de 2004, cuando aún estaba en el colegio y no tenía idea de cómo iban a ser los años siguientes, se me ocurrió escribir un algo para el día del niño. Hace poco lo reencontré y se me ocurrió ponerlo aquí. Dice así:

Dicen que todos tenemos un niño adentro (algunos muy adentro….. otros muy afuera)… En todo caso, feliz Día del Niño a todos los que procuren aún mantenerlo vivo. Los que lo han olvidado, procuren tratar de revivirlo ahora que todavía no es muy tarde, quién sabe los dolores que nos deparará el destino y, en medio de ellos, la inocencia del niño que fuimos será un estímulo para seguir siempre adelante. Muchas veces, al crecer, nos olvidamos de detenernos y tomar un momento para apreciar las cosas más sencillas de la vida, esas cosas que nos hacían sonreír cuando estábamos más pequeños, cuando no necesitábamos mucho para entretenernos.

Hay tantas cosas que podemos aprender de los niños. Cuando un niño se cae, no se detiene a lamentarse, se levanta y sigue jugando. Los niños tienen más interés en el propósito de su juego (entretenerse) que en los errores cometidos en el proceso. De la caída aprende a tener más cuidado para la próxima vez….. y tal vez no se vuelva a caer ahí. De aquí podemos aprender a perseverar, recordemos que sin importar las veces que nos caigamos, siempre seremos capaces de levantarnos y seguir adelante. 

Cuando un niño ve algo nuevo no lo rechaza, al contrario, se detiene a investigar esto nuevo que ha entrado a su mundo. Los adultos, por el contrario, ponen barreras, fronteras para mantener alejados a los demás, a los que son diferentes. Un niño no tiene prejuicios, acepta a los demás sin fijarse en el color de su piel, en el estado de sus finanzas o en sus preferencias políticas, religiosas o de cualquier otra índole. Aprendamos a ser como los niños, a aceptar a todos por igual y sin discriminación alguna.

Recordemos que cada quien tiene la edad de su corazón, así que procuremos mantener un corazón joven ante las pruebas que nos presente la vida, así serán más fáciles de superar.

“El hombre es el único ser que tiene conciencia de su muerte. Aun sabiendo que todo acabará algún día, cuando menos lo esperemos, hagamos de nuestra vida una lucha digna de un ser eterno.” –P. Coelho

Recordemos también que no es viejo aquél que pierde su cabello o su última muela, sino su última esperanza. No es viejo el que lleva en su corazón el amor siempre ardiente; no es viejo el que mantiene su fe en si mismo, el que vive sanamente alegre, convencido de que para el corazón puro no hay edad. Es viejo aquel que deja de aprender, tenga quince años u ochenta. Quien sigue aprendiendo se mantiene joven.

Mantengamos viva la llama de la niñez en nuestro interior, para ser siempre jovenes a los ojos de la vida. De nuevo, feliz Día del Niño…. a todos…

                                                                                              -HE